Queridas familias:

Ya ha llegado el fin de curso. Nadie pensó el 9 de septiembre, cuando pusimos el pie en el cole por primera vez después del verano, que este curso nos iba a deparar una situación  que, al menos temporalmente, iba a cambiar nuestra manera de vivir.  Y entre muchas otras cosas cambió drásticamente nuestro proceso educativo, el cual hemos tenido que adaptar sin ningún manual de instrucciones al que acogernos. Y en esa ardua tarea habéis estado vosotras y vosotros, padres, madres, abuelos, abuelas, niños y niñas  “resistiendo” a todo este cambio de la mejor manera posible. Ha sido un final de curso duro y a la vez emotivo por muchos motivos entre ellos el económico, que ha afectado a muchas familias, pero destacamos y nos solidarizamos sobre todo con todas aquellas familias que han perdido desgraciadamente a seres queridos o que la enfermedad ha deteriorado gravemente su nivel de salud. 

Para el alumnado y equipo docente también ha supuesto un duro golpe a nivel emocional ya que no hemos podido completar en muchos casos un ciclo, una etapa o un curso de una manera natural sin poder despedirnos de nuestros chicos y chicas como siempre lo hemos hecho y que tanto, sobretodo en estos momentos, hemos necesitado. Es por todo ello por lo que todo el profesorado os queremos agradecer infinitamente vuestra ayuda y colaboración, al ejercer de “maestros” en toda esta etapa, y vuestra comprensión, ya que para nosotros tampoco ha sido nada fácil y, aunque hemos hecho absolutamente todo lo que ha estado en nuestra mano, seguro no hemos podido llegar a todo ni a todos/as como hubiéramos deseado. 

No todos volveremos al cole ni podremos tener nuestra merecida despedida, al menos de momento, y por ello queremos mencionar de manera especial a todos/as aquellos que os apartáis de nuestro lado, los/as alumnos/as de sexto, nuestra Lúa a la que tanto queremos y como no a las maestras que cambian de cole, deciros que os marcháis físicamente pero nunca de nuestros corazones.  

Ahora solo toca cogernos fuerte de la mano, mirar hacia adelante, recuperar fuerzas este verano y afrontar el curso que viene de la manera más positiva posible. No dudéis de que haremos todo lo necesario para recuperar el tiempo perdido y para que este pequeño paréntesis en nuestras vidas no nos afecte ni a nivel de aprendizaje ni emocional.

No hemos podido despedirnos como hubiéramos deseado pero al menos, todo el equipo docente, os queremos dar un pequeño regalo en forma de recuerdo de este curso tan tan especial.

¡FELIZ VERANO! ¡NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE!

El equipo docente